cabecera cencellada.jpg

Cencellada

“El frío se hace tangible, palpable,

empapando el aire y deteniendo el tiempo,

como un velo que todo lo cubre,

como partículas de niebla a contraluz.

Cencellada es una serie totalmente intimista y enfocada a la introspección. Los elementos clave y comunes a todas las fotografías de esta serie son fácilmente reconocibles, creando una sinfonía muda de niebla, escarcha y serenidad. A través de imágenes aparentemente minimalistas, pero llenas de detalle, se busca una mirada apacible de un paisaje dormido, helado y silencioso.

 

El frío, representado por la escarcha, uno de los principales protagonistas de la serie, congela el momento en el tiempo. Cada elemento de la escena está cubierto por esa escarcha blanca. Los árboles, ya desprovistos de sus hojas, aparecen desnudos, dormidos y congelados en el momento. Esto representa una sensación de frío que nos invita a recogernos, a resguardarnos, a ralentizar nuestra mirada.

 

También encontramos la niebla, la cual oculta el paisaje, lo enmascara. Es como un velo que viste de misterio lo que hay más allá del camino inmediato. La niebla convierte un paisaje frío y desolado en un mundo lleno de secretos, ocultos a simple vista.

 

Por otro lado, el agua presente en toda la serie, representa el fondo oscuro que en ocasiones se oculta de forma apacible, y que no vemos. Es como un espejo que refleja la luz del mundo, impidiendo ver su profundidad bajo sus aguas tranquilas.

 

Por último, un innegable elemento clave, no visible, pero sí representado, es el silencio. Cada fotografía representa un paisaje dormido y silencioso. No hay un solo elemento en escena que suscite una idea del más mínimo sonido. Esto, junto con todos los elementos anteriores, convierte cada una de las imágenes de esta serie en un auténtico paisaje de cristal.

Imágenes del Proyecto